Inicio / Salud / Cómo prevenir el cáncer de seno

Cómo prevenir el cáncer de seno

El Cáncer de Seno, también conocido como Cáncer de Mama, es una de la primeras causas de muerte oncológica en la mujer alrededor del mundo y también, aunque en menor medida, afecta a los hombres. Para prevenirlo debemos conocer los factores de riesgo que predisponen su aparición para minimizarlos al máximo, entre los cuáles destacan:

Antecedentes familiares. Mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama en línea consanguínea de primer grado – madre, tía, hermana o hija -, son más propensas a desarrollarlo.

Antecedentes personales. Mujeres que ya hayan padecido un cáncer de seno invasivo pueden desarrollar un segundo cáncer. Mujeres con historial de quistes mamarios benignos están más expuestas a padecer cáncer de mama.

Marcadores genéticos. Mujeres con cambios en los genes BRCA1 y BRCA2, tienen alto riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovarios. Este fue el caso de la actriz Angelina Jolie quien decidió hacerse una mastectomía preventiva y luego una histerectomía.

Mamas densas. Las mujeres con mamas muy densas o glandulares tienen un riesgo más alto de cáncer de seno. La densidad del tejido mamario es una característica genética pero también se puede hacer presente en mujeres sin hijos, en aquéllas que tuvieron su primer embarazo después de los 35 años, en las que están bajo terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia o en mujeres que beben alcohol.

Exposición al estrógeno. Los estrógenos son hormonas sexuales femeninas. La concentración de estrógenos es mayor durante la etapa fértil de la mujer, es decir, en los años que tiene la menstruación. La exposición de tejido mamario al estrógeno aumenta con una menstruación prematura, a los 11 años o menos, una menopausia tardía, mayor edad al momento del primer parto o nunca haber tenido hijos.

Terapia de Remplazo Hormonal (TRH). Tomar combinaciones de estrógenos y progesterona después de la menopausia, o como tratamiento tras una extirpación de ovarios, aumenta significativamente el riesgo de padecer cáncer de seno. Consulte a su médico para ver si es una candidata idónea para TRH.

Radioterapia. Radiación dirigida al pecho para el tratamiento del cáncer aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama 10 años después. Este riesgo depende de la dosis de la radiación y la edad de la paciente. El riesgo es mayor si sucede durante la pubertad cuando las mamas se están desarrollando. Por otra parte, la radiación para tratar el cáncer en una mama no afecta el riesgo de cáncer en la otra. Las mujeres con marcadores genéticos aumenta su riesgo si se exponen a rayos x de tórax.

Estilo de vida poco sano. La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama , sobre todo en mujeres postmenopáusicas que no se han sometido a la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH). Estudios demuestran que el consumo de alcohol aumenta significativamente el riesgo de padecer cáncer de seno.

Un diagnóstico temprano garantiza la curación total del cáncer de mama hasta en un 97% de los casos. A continuación presentamos los tres pilares del diagnóstico que previene complicaciones potencialmente mortales:

Mamografía y ultrasonido. La mamografía debe realizarse anualmente a partir de los 35 años y de por vida. Es la principal herramienta de diagnóstico, ya que detecta lesiones aún no palpables. El ecosonograma (ultrasonido) se aplica si el médico lo considera necesario para observar mejor si un nódulo está lleno de agua o lleno de células. Cuando está lleno de agua es benigno, si presenta células hay que hacer una biopsia.

Autoexamen. Debe realizarse 5 días después de terminada la menstruación, todos los meses. Debe acudir al médico ante cualquier señal de alerta.

Consulta anual. La consulta mastológica y/o ginecológica anual permite a al médico establecer una valoración clínica personalizada en cada caso, e indicar los exámenes pertinentes.

Test Genético: En tumores incipientes, que aun no han tocado los ganglios linfáticos, un examen llamado Oncotype DX practicado a una muestra de tumor ayuda a detectar si puede lograrse la curación a través de la quimioterapia. El Oncotype DX mide la actividad de 21 genes en el tejido de la lesión.

Ver tambien

Cómo prevenir el cáncer de colon

El cáncer de colon, también conocido como cáncer colorrectal se desarrolla a partir de pólipos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *